jueves, 6 de junio de 2013

Centella - Centella (Tres Pies / Producciones Doradas 2008)

Mira por donde no me gustaría nada que Padi Fuster me hubiese dedicado este disco. En 11 canciones te amenaza, te dice que te falta un hervor, te ofrece patadas bravas, también puñetazos, te manda a callar y te dispara con su rayo globular, en fin, que mucho cariño no te tiene. Todo eso, y más, armada con una guitarra y alguito de percusiones y batería, y no sé si un bajo ocasional. Además es breve y concisa, sin andarse por las ramas. Es lo que hay, punto. Rock miniaturizado pero hiperconcentrado, que reparte estopa no sólo en las letras, sino que la sucesión de canciones te puede hacer sentir como si estuvieras en medio del combate final de Operación Dragón, golpes cortos, precisos y difíciles de esquivar. No te ha dado tiempo de asimilar uno cuando ya tienes incrustado el siguiente en toda la jeta. En los 17 minutos que dura el disco puedes quedar K.O. Pero no esperes un sonido aplastante, aquí la que reparte no es una culturista inflada de anabolizantes sino una émula de Bruce Lee, con lo que en consonancia el sonido es esquelético, fibroso y con esa dulzura pérfida propia de una hija de Fumanchú. Así transcurre el primer trabajo de Centella, la aventura que comenzó Padi en solitario después de que Sibyl Vane pasara a mejor vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada