jueves, 20 de febrero de 2014

Pablo Hasel y algunos apuntes sobre la censura musical en este país

Esta mañana al salir del trabajo me he encontrado con este video. Son sólo seis minutos.



Si no tienen seis minutos para saber lo que está pasando en este país, se los cuento rápidamente. Pablo Hasel se enfrenta a algo menos de dos años por algún iluminado cree que en sus canciones hace apología del terrorismo. Aquí les dejo un enlace a su tema Muerte A Los Borbones, que no incrusto aquí, entre estas palabras, porque, sinceramente, me da un poco de miedo. Así están las cosas en nuestra democracia.
A lo que sí me atrevo es a expresar mi opinión, a decir que me parece vergonzoso lo que le está ocurriendo a Pablo, y que da mucha repugnancia la intimidación a la que nos someten día a día. Mi odio más acérrimo hacia esos entes que se hacen llamar nuestros gobernantes y a Pablo todo el cariño y apoyo en su (nuestra) lucha.

Pero claro, esto no es nuevo. Los músicos de este país siempre han tenido que sufrir infamias similares, ya sabemos que a los gobernantes no les gusta la cultura y menos la que los cuestiona.
Ya sabemos todos lo folclórico de nuestra dictadura, que igual cambiaba las portadas de discos que consideraban que atentaban contra la moral, como la del Sticker Fingers de The Rolling Stones, que secuestraba las canciones con letras de Bertolt Brech que Mikel Laboa quería publicar en su primer álbum. Iba a ser un álbum triple, que al final quedó en doble. El vasco, sabiamente lo tituló Bat, Hiru (Uno, tres). Algo faltaba ahí en medio.

                Portada original                         Portada de la edición española

En el mismo año 1974 salió al mercado el disco y la canción Señora Azul de Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzman. La leyenda cuenta que estos cuatro hippies andaban bastantes hartos del censor por el que tenían que pasar todas las canciones que hacían. Un día se dieron cuenta de que al cantar no se podía distinguir si decían "señor azul" o "señora azul". Para engañar al "pobre" señor de uniforme azul, la titularon en femenino, pero se la dedicaban a él, al señor que decidía sobre lo que se podía cantar en este país. Los autores siempre han negado esta historia pero leyendo la letra

Señora azul, que sin contemplación, / desde la cima de tu dignidad / vas a imponer tu terca voluntad / y con tu opinión medir nuestro criterio.
Señora azul, que ciega la razón, / dejas sentir tu olímpico desdén, / es sugestión tu alarde de saber, / tu realidad es sólo confusión.
Tú no puedes apreciar con propiedad / el color de la cuestión, / porque desde la barrera sueles ver / toros que no son y que parecen ser.
Señora azul, de vicio criticón, / sin dar la talla de profesional. / Señora azul, ¡qué lastima nos das! / La mediocridad está en tu corazón.
Tú no puedes apreciar con propiedad / el color de la cuestión, / porque desde la barrera sueles ver / toros que no son y que parecen ser.
Señora azul, que sin contemplación, / desde la cima de tu dignidad / vas a imponer tu terca voluntad / y con tu opinión medir nuestro criterio.
Señora azul, sabemos tu intención, / la frustración que te hace obrar así. / Señora azul, ¡qué lastima nos das! / la mediocridad está en tu corazón.

Parece claro que no existía ninguna señora azúl, pero el censor, claro, ni darse cuenta. Esto si se puede cantar en España en 1974.


Pero la cosa no acabó con la dictadura. Ya en democracia, estamos en 1984, es conocido por todos la detención que sufrieron los Eskorbuto cuando iban de camino a Madrid a mover su segunda maqueta. al parecer la policía nacional los paró y al ver los títulos de las canciones que iban en la maqueta los detuvieron aplicándoles la Ley Antiterrorista. Según las versión que escuches esta detención duró entre dos horas y dos días. Entre los títulos Maldito Pais, Escupe A Las Banderas, Mucha Policia, Poca Diversión o E.T.A.
Y parece que ya en los ochenta la censura vino por parte de las propias discográficas, que no querían meterse en líos. En el 86 vio la luz El Estado De Las Cosas de Kortatu, el libreto interior del vinilo presentaba el siguiente aspecto:


Detrás de la mancha negra del centro debía aparecer el siguiente dibujo, pero claro, la casa real.



No fue el único tropiezo de Kortatu con la censura, en 1988 su tema Aizkolari apareció censurado en la primera edición de Azken Guda Dantza hecha por el sello Nola. Los gritos del público quedaban ocultos tras pitidos añadidos posteriormente. No fue hasta 1992 cuando se comercializó el disco sin estos pitidos. El sello fue Esan Ozenki.
Debajo de los pitidos se escondía esto:


Y ya como Negu Gorriak se la tuvieron que ver con la ley debido a Ustelkeria, canción que simula una conversación por teléfono entre dos miembros del grupo en la que hablaban de una noticia publicada por Egunkaria que relacionaba al teniente coronel Galindo con el tráfico de drogas. Aquí la letra en español.

X.- EH KAKI! ¿TE HAS ENTERADO?
K.- ¿QUÉ TRIPA SE TE HA ROTO AHORA QUE VIENES COMO UN TERREMOTO? ESTATE TRANQUILO TÍO.
X.- ¿NO HAS LEÍDO LO QUE TRAE EL EGUNKARIA? ¿LO DEL TENIENTE CORONEL 
RODRÍGUEZ GALINDO?
K.- ¿QUIÉN? ¿EL GUARDIA CIVIL? ¿EL COMANDANTE DEL CUARTEL 
DE INTXAURRONDO? ¿UNO DE LOS MÁXIMOS RESPONSABLES DEL ANTITERRORISMO? 
X.- Y ADEMÁS EL PRINCIPAL RESPONSABLE DE LA PODREDUMBRE QUE TE VOY A CONTAR AHORA. SIRVIÉNDOSE DE LOS GRUPOS ANTITERRORISTAS, REALIZABA OPERACIONES DE NARCOTRÁFICO.
K.- ENTONCES EL CASO DE LA DESAPARICIÓN DE LA COCA EN IRÚN EN LA LLAMADA OPERACIÓN BIDASOA, ESTARÁ TAMBIÉN RELACIONADO. 
X.- PUES CLARO! HACE DOS AÑOS EN MAYO, LA GUARDIA CIVIL PILLÓ UNA TONELADA DE COCA Y EN LA COMISARÍA DESAPARECIERON 150 KILOS. 
K.- ¡VAYA MIERDA PODRIDA! YA SABES, COMO UNAS LOS INTERESES POLÍTICOS Y LOS INTERESES ECONÓMICOS, LA HEMOS CAGADO.
X.- ¡EH KAKI! SABES LO QUE HARÍA YO. LEGALIZAR LA DROGA. 
K.- BUENO, EN TIEMPOS DE LA "LEY SECA" EN AMÉRICA SURGIERON MAFIAS POR DOQUIER.
X.- MUCHAS MÁS ADULTERACIONES, Y ENCIMA LA GENTE BEBIÓ MÁS QUE NUNCA. 
K.- HOMBRE SI SE LEGALIZARA, EL PRIMER PROBLEMA ESTARÍA SOLUCIONADO, Y NO ES POCO. 
YA NO ME ALUCINA NADA.


Y aquí la canción:



Negu Gorriak resultaron absueltos por el Tribunal Supremo después de siete años de litigio. El tribunal adujo errores cometidos en la demanda inicial hecha por Galindo, y no entró a valorar si a Negu Gorriak les amparaba la libertad de expresión.

Otro caso de discográficas ejerciendo la censura sobre sus artistas para no meterse en problemas fue Polydor España que no quiso editar En Nombre De Dios y Bahía De Pasaia, dos temas que Barricada pretendía incluir en su disco Pasión Por El Ruido. La Iglesia y la muerte de 4 integrantes de los Comandos Autónomos Anticapitalistas a manos de la policia en 1984 no eran temas de su gusto. El grupo los editó en un single por su propia cuenta. Curiosamente, años después, la compañía cambió de opinión y los incluyó en el recopilatorio Los Singles, e incluso los usó como reclamo para venderlo, "Incluye dos temas inéditos".



Albert Pla pasó por algo similar con La Dejo O No La Dejo, que tuvo a su álbum Veintegenarios parado varios años.


Hasta Loquillo se las vio con la censura, en este caso de las emisoras de radio, que se negaban a radiar el tema que había elegido el grupo para presentar Mientras Respiremos. La canción, Los Ojos Vendados, contaba lo que le sucedió a unos amigos suyos de Euskadi.



Y así estamos, hablando lo que nos dejan, con el poder tratando de sepultar la cultura. Terminamos con Celosamente Gordea, una canción que me pone los pelos de punta, que combinando euskera y castellano cuenta como en tiempos de la dictadura, cuando se apagaban las luces, los mayores enseñaban a los pequeños, a escondidas, el euskera, para que no se perdiese la lengua.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada