martes, 9 de diciembre de 2014

Non Plus Ultra 1980-1987 (Domestica Records 2012)

Siempre existieron otros mundos en este, otra cosa es que no nos diésemos cuenta o que no le hiciésemos el caso que merecían. Y los ochenta en este país no sólo fueron la movida y sus posteriores estertores, aunque eso lo sabemos todos. Por poco que se rasque es fácil toparse con la inmensa corriente de riesgo y electrónica experimental que recorrió (y recorre) las catacumbas de este país, a la que dieron visibilidad sellos como Auxilio De Cientos, Discos Esplendor Geometrico o el casetero Ortega Y Cassette, por nombrar unos cuantos, además de todas las referencias que se distribuían a través de aquella red internacional de intercambio de cassettes.
Mayor amplitud tienen las miras de Doméstica, que en este primer recopilatorio dedicado a la escena nacional, y que subtitulan Tecno Vanguardia Española, abarcan desde proyectos consagrados como Aviador Dro, indagando, eso si, en una de sus grabaciones menos difundidas, la cassette Intonarumore, hasta otros que casi no salieron del ámbito estrictamente doméstico, como Fernando Gallego, pasando por corredores de fondo como Van Cyborg, en activo desde 1975.
En lo musical hay de todo un poco, que va desde la imposible canción del verano de Todo Todo, que los hermana con los Minuit Polonia de Ibiza Underground, a los ritmos agresivos y con mordiente de U.H.P. con su música maquinista proletaria, M.A.D. (Mutual Assured Destruction) y Kalashnikoff. Agresividad a los que los mencionados Fernando Gallego añaden buenas dosis de locura en Almuerzo Desnudo.
También está Clockwork Mirror de Autoplex, que uno no entiende como no se convirtió en un hit de la época. Ya lo hubiesen querido Azul Y Negro para su Suspense, o la Vuelta Ciclista para su cabecera. También es un hit Actos De Maldad de Van Cyborg. Y luego están las sorpresas de La Isla De Las Sirenas de Línea Vienesa, e Insecticidios de La Caída De La Casa Usher, con la colaboración de Javier Corcobado a la voz. Descúbranlas ustedes.
Así queda este Non Plus Ultra como una maravillosa reivindicación de bandas y sonidos que pasaron en su mayoría injustamente desapercibidos, cuando no fueron descalificados y vilipendiados por los entendidos del momento, como señala Frans Beltrán de Autoplex, en un texto cargado de razón.
Para colmo, la edición es de lujo, abundante en información, con muchos folios de colores que funcionan como inserts, en los que los propios participantes cuentan algo de su historia, y portada serigrafiada a mano. Además existía la opción de hacerte con una de las 100 copias que incorporaban un DVD de Autoplex de título Clockwork Mirror (Historia Visual).
Pues bueno, más o menos fue así, hace casi tres años, la presentación en sociedad de Domestica y si a estas alturas alguien no conoce el trabajo que están haciendo desde este sello, alla él.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada