viernes, 4 de septiembre de 2015

The Amateurs - Backslide (Romilar-D Records 1990)

Cuando se listan los grupos que ejercieron de bisagra entre los últimos estertores de La Movida y la explosión del noise-pop siempre aparecen los nombres de Los Bichos, Cancer Moon y Surfin' Bichos. Si quien habla del tema opta por la lista en formato expandido, además de los nombres anteriores, aparecen los de The Pantano Boas, Lagartija Nick, Sex Museum, y si se apura mucho, Los Clavos o La Secta.
Lo que me extraña, y más después de todo lo que aportó Gijón a la cosa del indie, es que nunca salga el de los asturianos The Amateurs entre los precursores del asunto. Habrá quien alegue que no tienen cabida en esa lista porque su sonido tiraba a más clásico, a eso que he visto por ahí que llaman rock americano, (¿eso es un saco demasiado grande, no?), pero yo sigo en mis trece, The Amateurs, al igual que todos los nombrados anteriormente, apostaron por recuperar el rock mas salvaje de los setenta, cada uno a su manera, y olvidarse de lo que molaba en los ochenta en Inglaterra.
Es cierto que nunca fueron unos apóstoles de la distorsión, tampoco andaban obsesionados por no dejar ni un resquicio al silencio, incluso prefirieron que un veloz piano apoyase el estribillo de Sharleen, en vez de un Hammond o un Farfisa. Pero ya digo, la fuerza y el gusto por la electricidad y los acoples que aquí muestran los coloca merecidamente en esa bisagra que ayudó a abrir la puerta de la efervescencia que llegaría un par de años después.
Debutaron discograficamente en 1989 con Los Clubs Han Cerrado, aunque llevaban juntos desde 1985. En 1990 llegó su segundo disco, Backslide, con doce canciones en la edición en CD y alguno menos en el vinilo, como exigía la época. Seis grabadas en La Cueva Studios de Gijón en un pequeño 8 pistas y seis grabadas en directo en el Licor Negro Club de Pontevedra, que aparecen aquí sin ningún retoque posterior.
Entre las canciones grabadas en estudio dejan caer alguna balada áspera como A Long Time o It Always Slips Away, pero también incluyen todo un repertorio de ruidos extraídos de las seis cuerdas, como al final de la abrasiva Monster's Track. Las seis canciones en directo no hacen sino corroborar mi tesis, tremenda exhibición de caos controlado a base de buen oficio y canciones notables.
En este disco The Amateurs fueron José Andreu, Miguel Fuentes, Fernando Abargues y Luis Sama.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada