martes, 9 de febrero de 2016

Demonios Tus Ojos - Demonios Tus Ojos (Grabaciones Accidentales 1988)

Según me fui introduciendo en el mundo de Javier Corcobado y amigos, se me hacía cada vez más urgente poder escuchar sus discos antiguos. En el caso de este disco, el ansia me devoraba. Conocía de memoria la trayectoria que habían seguido sus miembros en los noventa, Vamos A Morir, Mil Dolores Pequeños, y sobre todo Vírgenes Adolescentes, además, claro, de Corcobado Y Los Chatarreros De Sangre Y Cielo, y era casi un sueño erótico poder escuchar de una vez por todas el único trabajo conjunto de estos cuatro jinetes del post-apocalipsis que responden a los nombres de Javier Corcobado, Javier Almendral, Javier Colis y Nacho Colis. Parece ser que el proyecto comenzó con la intención de ser el primer disco en solitario de Corcobado, después del final de Mar Otra Vez. Pero la cosa fue cogiendo otra orientación, Javier Colis participó activamente en la composición de la música de todos los temas del disco, y la decisión final fue la de configurarse como grupo con el nombre de Demonios Tus Ojos.
El disco, como puede desprenderse del color de la portada y de la disposición del nombre del grupo en la misma, que en cierta manera puede recordar a un corazón, es un bonito disco de amor total. Un disco en el que los corazones se rompen en 2000 pedazos, después de que alguna mujer haya conducido su coche bomba hasta allí, o se esconden en el fondo de un pantano rojo para poder volver a la ciudad y amarla violentamente, sin sufrir daños. Un disco en el que las almas tienen fecha de caducidad, en el que se dan besos como dientes arañando el cemento de la acera, y en el que los ojos no ven más que piernas, culos y tu dios de ahí abajo. Donde también se ama a lo que te destruye, aunque sea un bicho mezcla de alacrán y potro.
Una barbaridad gritada con rabia a los cuatro vientos, desde el fondo de un pozo del que no se quiere o no se puede salir por mas que tampoco se quiera estar ahí. Entre la angustia, Piano De Fiebres, y el abatimiento total, Los Huesos Del Amor, desfilan diez canciones descarnadas como pocas, imponentes y severas, que los cuatro miembros del grupo construyeron sin colaboraciones ajenas, bastándose de guitarra, bajo y batería, alguna ráfaga de saxo, un ocasional piano y un cúmulo de sentimientos viscerales expulsados de manera violenta y espasmódica.
El disco también se grabó con las voces en inglés con la intención de hacer una edición para el mercado anglosajón, como se había hecho un año antes con el debut largo de Carmina Burana, pero esas grabaciones nunca llegaron a ver la luz oficialmente.
En 1996 Warner, a través de DRO East West, lo reeditó en CD en su serie media sin la más mínima publicidad, como si de un disco cualquiera se tratase, con el mal gusto de cambiar el orden original de un par de temas y con el acierto de incluir como tema extra Colt Antimonio, que había salido como cara B de Corazón Roto En 2000 Pedazos, único single extraído de disco.
El grupo apenas duró un año, pero volvieron a subir juntos al escenario el 30 de junio de 1995, en un festival que también contó para la ocasión con la reunión de Los Labios, y en el que Javier Almendral hizo triplete, ya que además fue el último concierto de Vírgenes Adolescentes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada