domingo, 31 de agosto de 2014

Microrreseñas semanales de la actualidad en el hogar (XXXV)


Así han sonado algunos de los días de verano en nuestra casa, en la próxima entrega más.

Popen - Resiliencia (Sello Salvaje 2014)
Me lo enseñaron en el cole, Canarias encrucijada de tres continentes, África, Europa y Sudamérica. Yo nunca entendía muy bien que quería decir aquello, pero igual tiene algo que ver con ese pop de aires jazz, percusiones preciosistas, sabores brasileños y voces que parecen mezclarse con el viento que tan buena acogida siempre tuvo por aquí y que desde las islas practicaban Chiqui Pérez o Alicia Alemán. Estos son los nombres que me vienen escuchando a Popen, que presenta una propuesta similar, igual de rica en matices, pero más enrrabietada.

Jon Koldo L. Salas - (Helium Records 2014)
Si yo les preguntase por algo que sea optimista y desinteresado, sencillo, humilde pero a la vez generoso, sin aspavientos, casi privado, que nace de los detalles más pequeños, no sé que contestarían ustedes, pero para mi son todas las características que ahora se me ocurren que definen a un acto de amor. Y a poco que uno le preste atención a este disco verá en él todas estas virtudes. Con una facilidad pasmosa para hacer canciones de inspiradas letras y sencillas melodías que poco más necesitan para conmover. Un regalo íntimo que hemos tenido la suerte que lo hayan compartido con todos nosotros.

Sadique - Aller Simple... (San José Tapes 2014)
Si de un folio en blanco, aplicándole sucesivos pliegues y la suficiente creatividad se puede obtener casi cualquier cosa por obra y gracia de la papiroflexia, algo similar consigue Sadique con el brote de electricidad que recorre la cara B de esta cinta. Deformándola a su antojo, variando su intensidad y voltaje, dejándola que vuelva a su estado inicial y volviendo a cargar sobre ella con nuevas manipulaciones una y otra vez, no sólo es el resultado el que asombra, sino también el proceso. Y esto es solo la consecuencia y el remate de lo que hay por la cara A.

Diego Vasallo - Diego Vasallo Y El Cabaret Pop (GASA / Dro East West 1995)
Cuando en Autobiografía aparecía la voz de Diego Vasallo me daba rabia. Para mi la voz de Duncan Dhu era la de Mikel y no podía ser otra. El Cuaderno De Pétalos De Elefante y Criaturas me hicieron ver que estaba muy equivocado, y ahora, este disco, que encima lo llevaba muchos años. Pop perfecto, entre Carlos Berlanga y Miqui Puig, que se pasea por Europa con la elegancia francesa y el puntillismo británico, esos coros soul, y salpicado por algunas gotas de la época gloriosa de los festivales de la canción.

Poomse - Poomse Vs The Kindong Of Death (Foehn Records 2014)
A estas alturas de la película no sé si alguien se acuerda de Goodbye Planet, editaron dos singles y un disco repletos de canciones majestuosas hace casi 20 años. A mi me vinieron a la mente al llegar a Empty Sea, la segunda canción de este disco. Una colección de canciones mucho más que notables a las que, en los tiempos que corren, no les beneficia que ninguna destaque por encima de las otras. Música que no está pensada para el aquí y el ahora. Música para siempre.

Albufera - Albufera (Boston Pizza Records 2014)
Da Albufera otro pequeño paso de gigante después del single the Old Wind / Hannover. Ahora es el turno de cuatro canciones cantadas en español que a primera vista puede parecer que tienen en Catedral y Perder sus puntos álgidos, pero que a poco que uno se aplique y se meta en ellas no queda más remedio que admitir que, al igual que el mal de amores por pequeño que pueda parecer, las cuatro duelen y dejan marcas. Letras sencillas y sentimientos complejos con guitarra y voz difícil de quitarte de la cabeza.

Kenedy - Guts (Sello Salvaje 2014)
En tres de las cinco primeras canciones de este disco aparece la palabra fe. Y Kenedy, como buenos predicadores, se patean todos los caminos de la americana con muy buen oficio, buenas canciones y sabiéndose lo que se hacen. Es cierto que sin haberlos escuchado nunca, muchas canciones me parece habérselas escuchado ya a otros que frecuentan los mismos parajes, y que alguien con los gustos un tanto torcidos como el que aquí escribe les aguanta bien la charla pero no lo acaban de convertir. Pero bueno, cada uno encuentra consuelo donde quiere.

Los Temblooores - Rasca Y Gana (Chin-Chin Records Mundiales 2014)
El grupo de las tres "o" está de vuelta con otra maqueta. Esta vez cargados de electricidad, coros, voces a gritos y canciones que son todo estribillo. Asquerosamente pegajosas, no hay malabarismo que puedas hacer para que los 10 minutos de rigor desaparezcan de tu vida, si consigues sacarlas de tu cabeza, se te mueve el pie y si consigues tenerlo quieto, tus dedos golpean el volante. Rasca y gana, premio seguro.

Pablo Und Destruktion - Sangrín (Discos Humeantes 2014)
Este es uno de esos discos que me hace completamente feliz, que no son tantos como pueda parecer a primera vista. No es un Me Gusta de esos que das en un segundo haciendo click y a otra cosa, es un Me Gusta de tengo que estrujarlo y gritarlo, sentirlo, sufrirlo. inmenso, gélido y ardiendo en rabia, repartiendo coces y amor a todo el que se lo merece, incluido uno mismo. Cuando pasa por tus orejas no vuelve a crecer la música en mucho tiempo. Devastador.

Caer-Bien - Caer-Bien (San José Tapes 2014)
Como un mal sueño en el sofá del salón, con el mando de la tele de por medio, a altas horas de la madrugada, después de una fiesta impresionante y con la resaca haciendo su aparición. Cada movimiento provoca un zapeo involuntario por extraños canales, algunos mal sintonizados, otros con idiomas desconocidos, anuncios de líneas eróticas, tele tienda, cine en versión original, horóscopos, videntes, y el canal de música clásica. Por momentos te preguntas si tu pletina ha perdido el juicio. Electrónica deformada, el colofón perfecto para una noche antológica.

J.G.G. - Intentos (Cofradía De La Pirueta 2014)
Queda constatado que la leyenda urbana era cierta, en las verbenas de tu barrio siempre había quien andaba con toda clase de pastillas y alucinógenos para meterte en la bebida. Y aquí se ha puesto las botas, tenemos la banda sonora de la fiesta completa. La pista de coches de choque, las camas elásticas, el tren de la bruja, la noria, el tiovivo, el puesto de las rifas, las manzanas caramelizadas, el algodón de azúcar y la orquesta de un hombre sólo. Todos con el cerebro diluido, LSD en todas las bebidas. Una puta locura.

Mattin - Exquisite Corpse (w.m.o/r / Azul Discográfica / Ozono Kids 2011)
Cinco canciones por cara, tres minutos para cada una, en total 30 minutos. Por lo visto el tiempo justo que se puede grabar en un vinilo sin sacrificar en absoluto la calidad del audio. Hasta aquí todo milimetrado, pero ahora hay que añadirle que guitarra, batería, bajo y piano se grabaron por separado, en primeras tomas, sin saber lo que habían grabado los otros y en una sola noche. La única pista con la que contaban todos fue la letra de las canciones. Y el resultado... pues un desfase de aires No Wave en la que en más de una ocasión se obra el milagro de la música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada