domingo, 29 de noviembre de 2015

Hornmolloy - Ended His Life (Mattoid Records 2014)

Ya hace unos meses, en este mismo blog, Edu Comelles señalaba la ascendente trayectoria artística de Tomás Gris y David Area. Poco más de un año llevan trabajando juntos bajo el alias de Hashigakari, formación de la que hace unos días se ha editado su cuarto trabajo, Eleven Koans, en el sello Audiotalaia. Además, anteriormente ya habían tomado la decisión de fundir sus proyectos editoriales, Mattoid Records y Noplyn, en la plataforma Ex-Nihilo sin renunciar a la personalidad que cada uno de los sellos tenía por separado. Más recientemente David ha entrado a formar parte del colectivo de improvisación MaDam, del que Tomás ya formaba parte. Como pueden ver, la complicidad entre ambos músicos ha dado bastantes frutos en tan corto espacio de tiempo, amén de lo que han ido haciendo cada uno por su lado.
Pero todo esto tuvo un principio y de eso es de lo que vamos a hablar hoy. Parece que sus primeros contactos se fraguaron al abrigo de este disco, unas grabaciones que Tomás realizó en 2010, y que David decidió publicar en su sello cuando 2014 casi llegaba a su fin.
Según la web de Ex-Nihilo se trata de un álbum de ruido desde una perspectiva filosófica hegeliana-stalinista, y como mi fuerte no es la filosofía la pista no me valió de mucho para hacerme una idea de lo que iba a encontrarme en este disco. Más ilustrativo es el "A Fistfucking Soundshit-Love Experience" que se puede leer en la contraportada. El disco alterna tres temas largos de salvaje ruidismo con otros tres de menor duración y similar pegada. Los temas largos avanzan entre chirridos y chorros de ruido, se escapan voces, se filtra el frío y el dolor, permaneciendo en constante mutación y desarrollo. Un desarrollo en el que los cambios cualitativos no se producen gradualmente, sino rápidamente, de improviso, a saltos de un estado a otro, y no se producen por casualidad, sino según leyes objetivas, como resultado de la acumulación de imperceptibles y graduales cambios cuantitativos... Y ya le he robado una frase a uno de los inspiradores filosóficos del disco.
Mención especial para The First Bullet, que con su traqueteo inicial me metió en la cabeza aquel plano de El Tren Del Infierno, en el que se capturaban las ruedas del tren precipitándose cada vez a mayor velocidad por paisajes helados hacia una muerte segura. La película de pequeño me dejó muy impactado y nunca la he vuelto a ver, más por miedo, no a que la película haya envejecido mal, sino a que yo haya envejecido demasiado.
Hay mayor presencia de voces en los temas cortos, en By Shooting Himself parecen intentar tararear algo. Es pop filtrado por las neuronas de Albert Fish, aquel atroz asesino en serie al que encontraron en el momento de su detención cerca de 30 agujas insertadas en su cuerpo, algunas de ellas en el escroto. Missed parece ser un soliloquio en el que los pensamientos más calmos son asaltados y aplastados con fuerza por otros que emergen de algún lado más oscuro y más alejado de la razón que de las entrañas.
El cd viene dentro de un sobre de plástico y atrapado por un envoltorio de papel primorosamente plegado. Así, entre música y artwork, ha quedado un excelente disco para comenzar una relación. Amor a primera vista que se dilata en el tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada