viernes, 31 de enero de 2014

Tubular Balls - Cuando Éramos Rubios (Gramaciones Grabofónicas 2007)

Mira por donde, hubo un tiempo donde parecía que el ruido iba a salir de las catacumbas en las que siempre ha estado en este país. Fue más o menos por 2007 y 2008. El sello for Noise's sake salía en el Rockdelux dentro de un informe sobre el nuevo underground de la capital, compartiendo páginas con propuestas más accesibles.
Las primeras ediciones de este sello incluían discos de pier, The Murders In The Rue Morgue, Baalte, Telephone Rouges, AU y Tubular Bells. Todo estos grupos salían muy bien parados fuese donde fuese que se hablase de ellos, aparecían en medios que nunca le habían prestado atención a nada parecido. Algunos de ellos colaban sus canciones en los recopilatorios de Aplasta Tus Gafas De Pasta, auténticos censos cargados de aciertos donde se glosaban las promesas de un futuro mejor para la música independiente de este país, junto a propuestas absolutamente pop. Hasta el influyente blog La Página De La Nadadora les dedicó alguna entrada llena de entusiasmo.
Pero luego todo se diluyó, y como si no hubiese pasado nada.
Este disco es de aquella época. En 2007, el recién creado sello Gramaciones Grabofónicas editó tres referencias de Tubular Balls. Se decía por aquel entonces que el sello lo llevaban Los Punsetes, que estaban en los primeros pasos de su ascenso imparable, e igual esto último influyó en que de entrada todo fuesen sonrisas para propuestas tan virulentas como esta.
Con solo tres cortes, y en trece minutos, Tubular Balls construye un monumento al drone realmente excitante en Aftersunn o))), se pone más cafre en Sargento Laser, con un sonido más sucio e igual de envolvente y termina con Larry Bird Siempre Las Metía De Tres, una pieza marcada por las percusiones y los graves y recorrida por una poco audible marea de desolación.
Hace ya casi siete años entré yo en el ruido, cuando era más joven, aunque nunca fui rubio. Y todavía no he salido, al contrario, cada vez estoy más enterrado.
El CD viene en un sobre rosa de invitación de primera comunión en el que no hay ninguna información. Ni fecha, ni quien lo edita, ni nada de nada. Ingéniatelas como puedas pero no deberías faltar a esta celebración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada