jueves, 22 de mayo de 2014

Espanto - Ísimos (Birra Y Perdiz 2008)

Segundo disco de Espanto para Birra Y Perdiz, el año anterior se habían estrenado en este sello con Cantando En Tu Siesta, que recopilaba material proveniente de sus maquetas anteriores. En aquellos días, finales de 2007,  Espanto estaba subiendo como la espuma y la expectación era máxima por lo que iba a ser su primer disco concebido como tal. Entiendan las expresiones "subir como la espuma" y "máxima expectación" dentro del contexto en el que estamos, de este disco se editaron ciento y pico copias que se agotaron bastante rápido, igual durarían un mes.
Yo no sabía si ese pequeño revuelo era justificado, nunca los había escuchado, pero sí me hice con este disco nada más salir. Y dos fueron las canciones que mas me gustaron de esta colección de ocho. Las dos únicas que llevan batería, que curioso, las dos que pude hacer mías de inmediato. La que abre el disco, A Ver Si Nos Vemos, y es que viviendo alejado de la mayor parte de mis amigos y amigas, haciendo siempre visitas fugaces a Tenerife, ya con hijos, lo de "a ver si quedamos" y todo lo que viene después es un clásico. Siempre hay alguna honrosa excepción, claro. Lo de El Último Día De Las Vacaciones es un milagro que me lleva a aquel Fiat polaco naranja en el que recorríamos año tras año 70 km. para volver a casa al termino de las vacaciones, con el portabultos repleto y una gran maleta canela, de cuero, vieja, separándonos a mi y a mi hermano, después de ver como se consumían los 31 días de verano en un santiamén, con palabras precipitadas la noche antes, para decir todo lo que no habías sido capaz de decir los 20 días anteriores. Tardabas 10 en enamorarte. Abrazos más fuertes que de costumbre y besos que querían ser más cerca de los labios que nunca. Recuerdos bonitos y vivos todavía... y todo ese año que había que esperar para volver.
Luego hay seis canciones más, que también son retratos tirando al costumbrismo actual, igual Nunca Pasa Nada la que menos. Esto y lo delicado de su pop hace pensar en Vainica Doble, Ciento Volando tiene un giro muy de ellas, me parece. También en algo del pop que se hizo en Donosti en los noventa, aunque, y creo que aquí está lo que hace a Espanto algo especial, en su actitud y letras hay herencia de ese electro gamberro, irreverente y deslenguado que no se anda con cortapisas para llamar a las cosas por su nombre. Por las canciones pasan ex-novias vomitando, chicas con ortodoncia, una cotilla, putas maletas y reuniones en las que solo se habla de fútbol. Espanto, la realidad tal y como es, tierna y bruta.
Como ellos mismos dicen, Espanto es Teresa, es Luis. Aquí César y Raúl les echan una mano. Bonita portada de Cristina Rivera y caja de cartón, como acostumbraba Birra Y Perdiz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada